lunes, 23 de noviembre de 2015

Nota triste pero caducada

Después de sumergirme en un torrente de palabras capaz de ahogar mi propia personalidad y mente rotas, volvía a esa realidad, a sentir mi propia piel envolviéndome y reteniéndome en una vida capaz de hacer dormir al más insómnico de todos. Cuando sentía mi propio pelo en la cara, molestándome, la tristeza me golpeaba, sabiendo que vivía mi propia vida siendo una persona sin objetivos.
Me atraen los espacios cerrados y oscuros, suficientemente oscuros como para asustar al mismísimo diablo e incomodar a un ciego. Me permiten ajustar mi mente (después de un día de falsas intenciones y sonrisas de plástico) a lo que me rodeaba sin tener que fingir ni acordarme constantemente de mi verdadero aspecto, y pudiendo así exteriorizar a mi transparente yo.
Intentaba exprimir mi mente en busca de tiempos donde la vida y las ganas de cumplir metas corría por la sangre, dándome cuenta de que habían muerto años antes de ser capaz de ponerles un nombre. Sueños tímidos sin grandes esperanzas de cumplirse; algo tan sencillo como escribir un libro o volar en un dragón; sueños ahogados y barridos por por unas pocas palabras por aquéllos que sólo pretendían lo mejor para mí, matando la poca pasión que mi cuerpo podía soportar, Una humana insignificante e inútil, incapaz de hervir un huevo, mediocre hasta la médula, intentando no lanzarse por la primera ventana con suficiente altura que ve, rezando para que ese coche me atropelle al cruzar y acabe con esta existencia dudable de ser mencionada en los registros del Juicio Final.

2 comentarios:

Sandra Giralda Rojas dijo...

¡Hola! Qué entrada más bonita, de verdad.
Te informo de que has sido nominada al premio liebster awards por mi blog. Te dejo aquí la entrada donde lo explico todo: http://hazquelosdiascuenten.blogspot.com.es/2015/12/premio-liebster-award.html
¡Un saludo!
Nos leemos.

Valery dijo...

Muchísimas gracias!! :D