jueves, 2 de febrero de 2012

CAPÍTULO 16-Ivy


Se acabó. Este juego dura demasiado. Tenía que zanjar esto de una vez.
Me acosté en mi cama, lista para una noche de sueño. O eso esperaba. Me tapé con la manta, y cerré los ojos. Me concentré con todas mis fuerzas en Leo. Su sonrisa, su suave voz, sus manos rasgando las cuerdas de su querida guitarra. Sus preciosos ojos color entre gris y marrón claro, iluminados por las luces de noche de París. En la Casa del Crepúsculo, esas palabras dulces susurradas a mi oído. Sus besos como suspiros de brisa en verano. Leo. Mi Leo.
Poco a poco, el sueño me fue invadiendo. Me rendí a él, sin dejar de pensar en Leo.


Abrí los ojos.
Vale. Esto es patético.
Estaba en el lavabo del instituto. Con sus puertas con pintura blanca, o eso se suponía, desgastada y con un montón de ralladas con permanente. “LUIS, TEH AMOOOOH” “P*****, NO NOS DAN MIEDO”, “SOMOS LOS P**** AMOS” y cosas así. En una pared, había un espejo enorme, donde alguien había puesto en una esquina un corazón negro. Me miré al espejo. No había nada anormal. ¿Cómo iba a ver a Leo?
De repente, la puerta se abrió con un golpe, y apareció una figura vestida con una túnica negra con capucha que no le permitía ver bien su rostro. Caminó hacia mí sin hacer ningún ruido, como un fantasma.
Pero esa forma de caminar la habría reconocido en cualquier parte. Pero algo, mi instinto, me susurraba que no fuera corriendo hacia él y me tirase a sus brazos.
Algo maligno flotaba en el ambiente.
Leo paró de caminar, y se quitó la capucha, mostrando su rostro. Pero no parecía él. Su pelo castaño lleno de vida se había convertido en un pelo oscuro, caído, muerto. Su rostro era pálido y frío, y ninguna sonrisa le iluminaba. Y sus ojos eran negros. Oscuros. Fríos. Sin ningún sentimiento. Tal vez odio. Tal vez no.
Me sonrió, pero su sonrisa era fría e inhóspita. Ese no era el Leo que yo amaba.
-Hola, Ivy. Por fin apareciste-dijo con una voz neutra, sin emoción.
Yo no respondí. Estaba temblando. ¿Qué le habían hecho?
Por detrás apareció una figura también encapuchada, alta, con un manto de oscuridad y odio a su alrededor. Un miedo y un odio profundos se instalaron en mí. Conocía esa sensación. Era una pesadilla. 
Miré otra vez a Leo. Su expresión no había cambiado. Sentí como si me hubiesen apuñalado en el corazón.
Leo no sentía ya nada por mí, si es que había sentido algo. En estas semanas en que yo había estado sufriendo, él no se había acordado de mí. No había sufrido como yo. Se había dedicado a transformarse en una pesadilla.
Me derrumbé en el suelo. Mi mundo había muerto. Ya no tenía razón con la cual vivir. Ya no tenía metas en la vida. Sólo sueños rotos. Sueños que alguien me había prohibido, que me habían negado.
Vi por el rabillo del ojo cómo unas figuras negras, intuí que pesadillas, se abalanzaban hacia mí.
Pero ya no me importaba. Ya vivía mi peor pesadilla.
De acuerdo. Renunciaba, para siempre, al amor. Nunca más sufriría por esa estatua que una vez había amado, y que no hacía nada viendo cómo me atrapaban, me arañaban y me llevaban a Dios sabía dónde. No podía apartar los ojos de los suyos. Entonces, vi en sus ojos negros sin fondo, un destello de emoción. Un destello de color claro, no sé si marrón o gris, que llevaba la sonrisa de mi Leo. Todavía había esperanza. El verdadero Leo no había muerto del todo. Me aferré a ello. Lucharía por ello. Lucharía por sacar a Leo fuera de esa estatua en la que se había convertido.
Me levanté, y tiré a todas las pesadillas que se aferraban a mí como vulgares bichos molestos. Le di una patada a cada uno, y cuando vi que estaban todos muertos o inconscientes, me dirigí a Leo. Le di un puñetazo en pleno estómago sin darle tiempo a reaccionar. Se dobló en dos, y luego le di otro puñetazo. Interiormente le pedí perdón. Se desmayó, y me lo cargué a la espalda. Miré a la pesadilla encapuchada, que parecía ser el jefe y que estaba sacando una espada o algo parecido. Me acerqué a él, y cuando le iba a dar una patada en el tórax, una fuerza hizo que me quedase quieta. Me impedía moverme. Eso me llenó de rabia, y con mucho esfuerzo, conseguí darle esa patada que tanto se merecía.
Salió propulsado por el impacto, rompió la puerta que tenía detrás y se dio contra la pared, de espaldas. 
Aproveché para marcharme de ese lugar, con mi última esperanza desmayada y cargada a mi espalda.




_______________________________________
Holaaa!! Síiii, ésto era el capi 16 de Sueños prohibidos. No os emocionéis xD Era que lo vi hace tiempo en el word y que no lo subí nunca, y como que haré una versión mejorada y nueva, pensé: "Qué más da" y lo subí. No está entero, pero algo es algo ;) Espero que os guste ^-^ dentro de un tiempo y cuando pueda lo borraré. 
Adiooos!

2 comentarios:

Mel. dijo...

Dios, sin palabras Val *-*
Ya hechaba de menos los capítulos de Ivy y Leo, pero este, me ha dejado con la boca abierta Ö.
Me gustaba muchísimo esta historia, y estoy segura, que la versión mejorada, también :)
Un besazo paltanita :)

♥Lady Sugus De Piña♥ dijo...

ME A ENCANTADOOO!!! exaba de menos a Ivy y a Leo ;3 una preguntita, k creo k ya te la ice cuando borraste todos: XK COJONES LOS TIENES K BORRAR!! no le veo el sentido x ninguna parte, en serio x) Joer, ske tia, xk los borraas?!?!? me enfado cntigo, otra vez! ;P bueno, enfados aparte. besitosss!! ;3

PD: soy aNgeLiiTtaaH, de Sueños Enjaulados ;)